Entre la gran variedad de opciones, tenga en cuenta algunas características básicas:
PINTURAS AL AGUA: brindan la cobertura más duradera y la mejor retención de color y brillo. Su composición más flexible disminuye los problemas de descascarado y ampollado. Secan más rápido, son lavables, y las herramientas que utilizamos se pueden limpiar fácilmente con agua y jabón.
PINTURAS AL ACEITE: proporcionan mayor brillo inicial y se adhieren muy bien a superficies calcáreas. Requieren un mayor tiempo de secado, y las herramientas utilizadas se deben limpiar con diluyente para pintura.
PINTURAS PLÁSTICAS: estas pinturas están compuestas por una resina sintética (vinílica o acrílica) emulsionada en agua. Se diluyen en agua y los utensilios se limpian con agua, también. Son inodoras y secan rápidamente, y son lavables. Ofrecen distintos tipos de acabados: mate, satinado o brillante.
ESMALTES SINTÉTICOS: formulados a base de resinas alquímicas, precisan de disolvente para diluirlas y para su limpieza. Secan entre 5 y 10 horas, siendo su acabado duro, resistente y lavable. Se fabrican en acabados brillantes para el exterior y satinado y mate para interiores. BARNICES: son normalmente trasparentes, y son ideales para aplicar sobre madera. Su acabado puede ser brillante, satinado o mate. Existen variantes con tinte incorporado y en varios acabados: roble, castaño, nogal, caoba, etc. Al contener una composición mixta de tinte y barniz, es conveniente agitar bien este tipo de barnices antes de su aplicación.
PROTECTORES PARA LA MADERA: son productos que protegen a la madera que está a la intemperie. Su principal ventaja es que penetran profundamente en la madera, pero sin formar una película continua. Contienen sustancias hidrofugantes, fungicidas e insecticidas, completando así la protección de la madera. El aspecto del producto es mate y semitransparente. Elija el tipo de acabado:
ACABADOS OPACOS: son adecuados para ocultar imperfecciones de la superficie, ideales para áreas grandes. ACABADOS MATE Y SEMI – MATE: pueden ser utilizados en superficies grandes o en puertas y marcos de ventanas en donde se desea un lustre más apagado.
ACABADOS BRILLOSOS O SEMI – BRILLOSOS: son ideales para resaltar detalles, como puertas y marcos de ventanas, y son fáciles de limpiar.
Para la elección correcta del tipo de pintura y del acabado tenga en cuenta el tipo de superficie que va a pintar: MADERA: se pueden usar pinturas al agua o al aceite, aplicando primero un sellador para maderas. Para ventanas, puertas y contramarcos elija acabados brillosos o semi – brillosos, porque son más decorativos y fáciles de limpiar. METAL: debe aplicar 2 capas de antioxidante de primera calidad, para otorgar una mayor protección contra la corrosión. Luego, aplique la pintura al agua o al aceite, con el acabado que desea. También existen esmaltes sintéticos que ya tienen un antioxidante incorporado, lo que le permitirá simplificar el proceso. MAMPOSTERÍA: las pinturas de agua son excelentes para pintar sobre cemento, bloques de hormigón y superficies de ladrillo con una imprimación adecuada. El acabado opaco permite disimular mejor las imperfecciones que pueda tener este tipo de sustrato.

Temas relacionados


Categorías: Destacados